Nicaragua, un paraíso por descubrir - León

Un paraíso tropical, con una rica biodiversidad, con selvas, decenas de volcanes, playas vírgenes, islas y muchos otros atractivos. Nicaragua se destaca por ser un país paradisíaco, ideal para aquellos viajeros de espíritu curioso e intrépido, que tantas veces han emprendido unas vacaciones soñadas y  acaban con lo mismo de siempre: guías con banderita, calles atiborradas de gente y grandes comercios.

En esta ocación les traemos una ciudad histórica, considerada como el epicentro cultural de nuestro país, León es ciudad universitaria desde 1813 y ha sido capital del Nicaragua en diversos períodos históricos, alternando en ese papel con Granada- hasta 1858, cuando Managua obtuvo definitivamente la capitalidad. A pesar de ello, León ha mantenido su relevancia como núcleo de la actividad agrícola y comercial de la nación.

El centro de León concentra también un gran número de iglesias, santuarios, parroquias y demás ejemplos de arquitectura religiosa, el más importante de los cuales es sin duda la Insigne y Real Basílica Catedral de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, imponente edificio de estilo ecléctico, que aúna una nave de inspiración barroca construida entre 1747 y 1814 con torres de líneas neoclásicas. Más allá de su estética variopinta, esta catedral destaca por la robustez de sus muros, que le han permitido soportar temblores y erupciones volcánicas así como ejercer funciones más bélicas que santas: en 1824 se colocaron cañones en su azotea para defender la ciudad del sitio al que le sometieron las fuerzas conservadoras; y en 1979 también se hicieron fuerte allí los guerrilleros sandinistas del FSLN que acabarían derrocando al dictador Anastasio Somoza.

Es la catedral más grande de Centroamérica y en ella descansan los restos de nuestro poeta universal Rubén Darío. Aunque para el visitante curioso su principal atractivo es la propia azotea, para disfrutar de las mejores vistas del casco viejo de León.